jueves, 22 de mayo de 2014

La verdadera historia de Jack el Destripador

“… El asesino, sino está demente, parece ajeno a cualquier miedo a ser interrumpido mientras está sumido en su horrible tarea”
     -London Times 1 de octubre de 1888.

Londres, distrito de Whitechapel, VIERNES, 31 DE AGOSTO DE 1888:

Sobre las 3:40 de la madrugada un porteador que iba a trabajar pasó por Buck’s Row, vio un oscuro bulto en la acera de enfrente. Tras acercarse observó que era una mujer que yacía en el suelo. Llamó al oficial más cercano, el Sr John Neill que con su lámpara pudo ver como la víctima presentaba heridas en el cuello.

Mary Ann Nichols
Buck’s Row era un callejón estrecho y mal iluminado, flanqueado por pensiones y almacenes. Un lugar ideal para el crimen. La mujer estaba tendida frente a la puerta de un establo.

Llamaron al Dr Llewellyn un médico que tenía una consulta cerca para que le realizara un primer examen médico. Se pudo observar que la víctima tenía dos profundos cortes en la garganta, cortes y mutilaciones salvajes en la zona abdominal, incluyendo los órganos sexuales.

Con este cruel homicidio comenzaba la historia del más conocido asesino en serie, Jack el Destripador. Jack siempre actuó con gran sigilo, nadie consiguió capturarle y tras más de 100 años aun se desconoce su identidad.

El escenario elegido para sus crímenes fue Whitechapel, uno de los distritos más pobres de Londres. Todo el East End era víctima de la superpoblación y la mala higiene. Los hombres trabajaban en los mataderos de Algate o cargando y descargando mercancías en los muelle y mercados. Las mujeres también podían trabajar limpiando en los mercados. Sin embargo, lo más frecuente, cuando no se presentaba nada mejor, es que acabasen vendiendo su cuerpo a los hombres. Se estima que había sesenta y dos burdeles,  esto explica porque todos los asesinatos de Jack involucraban a prostitutas.

Tras la investigación forense de los restos de la victima de Buck’s Row, bajo la dirección del Dr. Wynn E. Baxter, se descubrió que era una prostituta callejera, se llamaba Mary Ann Nichols, casada con el
dueño de una imprenta y tenía 5 hijos, pero llevaba 5 años separada de su familia debido a los problemas que padecía con el alcohol. Vivía en una pensión del número 18 de Thrall Street, de donde fue expulsada a la 1:00 de la madrugada por falta de dinero, lo que le llevó a buscar clientela, donde se encontró con su asesino.

SÁBADO, 8 DE SEPTIEMBRE:

A las 6:00 de la mañana un hombre llamado Davis se dirigía al patio trasero de una pensión del numero 29 de Hansbury Street en busca de una prostituta, ese patio era un conocido lugar de prostitución, cuando se encontró el cadáver de una mujer estirada boca arriba sobre las escaleras.

Davis llamó a la comisaría más cercana, en unos minutos se presentó el inspector Chandler junto a sus hombres para cerrar el edificio y el patio.

Annie Chapman
El Dr. Bagster-Phillips, cirujano de la división, que también acudió al lugar del crimen, realizó un examen preliminar de los sangrientos restos. Al igual que la víctima anterior, la mujer tenía la garganta abierta con dos grandes tajos. En esta ocasión se practicaron con tal violencia que casi estaba decapitada, el asesino aprovecho que llevaba una bufanda para ocultar sus heridas.

Tras examinar el cuerpo con detenimiento el doctor pudo ver como la cavidad del torso había sido abierta y las entrañas estaban literalmente desparramadas por el suelo, justo al lado del hombro derecho de la víctima. Traslado el cadáver a su consulta, y tras realizar una autopsia descubrió que los órganos sexuales habían desaparecido.

LUNES, 10 DE SEPTIEMBRE:

El Dr. Baxter inició las investigaciones del caso Hansbury Street. La víctima se llamaba Annie Chapman, separada de su marido desde hace años se dedicaba a la prostitución y solía hospedarse en el 35 de Dorset Street.

La noche de su muerte fue expulsada de la pensión sobre las 2:00 de la madrugada. Una vecina del barrio afirmo verla hablar sobre las 5:30 de la mañana con un hombre moreno de aspecto extranjero y que vestía chaquetón oscuro y gorro, frente al mercado de Hansbury Street. Al pasar junto a ella, oyó como el hombre decía “¿Lo harás?”, a lo que ella repondría “Sí”.

Tras estos dos asesinatos el miedo empezó a apoderarse del East End, la gente procuraba no salir de casa por la noche, y cuando lo hacían solían ir en grupo.

DOMINGO, 30 DE SEPTIEMBRE:

Dos nuevos asesinatos se cometieron esa lluviosa noche en el barrio londinense de Whitechapel.
Elizabeth Stride

El Sr. Louis Diemschutz pasaba con su carro por un estrecho callejón mal iluminado, conocido en la época como Dutfield’s Yard, cuando de repente se encontró una mujer tendida en el suelo, con la garganta rajada y mucha sangre acumulada a su alrededor.

Se desplazaron al lugar los cuerpos de seguridad y el doctor Blackwell, que tras examinar el cuerpo halló un solo tajo en la garganta, y no mostraba mutilaciones como en los anteriores casos, por lo que se creyó que el asesino se pudo ver interrumpido mientras atacaba a la víctima.

Catherine Eddowes
Al poco tiempo, y a aproximadamente a un kilometro se descubrió un segundo cuerpo. El agente Watkins, que estaba haciendo la ronda, llegó a Mitre Square sobre la 1:45 de la madrugada se encontró el cuerpo de una mujer abierta en canal.

A la llegada del Dr. Frederick Brown, cirujano de la policía, sobre las 2:00 le realizo un examen inicial. Pudo ver como la garganta había sido rebana de un solo tajo muy profundo, la cara presentaba diversos cortes y herida pequeñas, en concreto le faltaba un trozo de nariz y de oreja. La mujer había sido abierta en canal y como a la victima de Hansbury Street, le había sacado las entrañas y las había arrojado justo por encima de su hombro derecho.

Tras estos dos asesinatos, la policía metropolitana realizó un gran despliegue por el East End en busca del asesino, encontraron un pañuelo manchado de sangre en Goulston Street, como si hubiera sido usado para limpiar un cuchillo y en una pared cercana una inscripción en tiza que decía: “Los Juwes no son los hombres que serán culpados por nada”. Este confuso mensaje no se llegó a
descifrar. Pero se cree que con Juwes se refería a judíos, en inglés “Jews”.

Al realizar la autopsia a la víctima se descubrió que le faltaba el útero y el riñón izquierdo, y se confirmó que el trozo de tela encontrado correspondía con la falda de la víctima.

La victima de Dutfield´s Yard fue identificada, su nombre era Elizabeth Stride, una mujer sueca de 45 años. Perdió a su familia en un naufragio y residía en un refugio en el cruce entre Flower y Dean Street ganándose la vida como prostituta.

Frente al aluvión de cartas que le llegaban policía metropolitana que se creyó que dos de ellas fueron escritas por el autentico asesino.

La primera comenzaba así:

“Querido jefe”

“Estoy cargándome putas y no pienso dejar de destriparlas..”

“Me encanta mi trabajo, y estoy ansioso por seguir..”

“En mi próximo trabajo, le cortaré las orejas a la dama..”

“Tengo el cuchillo afilado y a punto..”

“Buena suerte”
“Saludos, Jack el Destripador”

La segunda carta fue enviada a primera hora del domingo, y hace referencia al “doble crimen” de esa madrugada, es decir, antes de ser cometidos.

“Mañana volverá a oír hablar de la obra de Jack el Descarado..”

“No he tenido tiempo de conseguir algunas orejas para la policía..”

“Gracias por retener la última carta hasta que volviera a actuar..”

“Jack el Destripador”

En la segunda carta se hace referencia a la primera, y como anticipa en la primera carta cortó un trozo de oreja a la victima de Mitre Square.

La policía comenzó a temer que realmente fueran escritas por el asesino, el cual se hacía llamar Jack el Destripador.

JUEVES, 4 DE OCTUBRE:

Se investigó sobre la victima de Mitres Square, su nombre era Catherine Eddowes, estaba separada de su marido y vivía con un hombre en el cruce entre Flower y Dean Street.

MARTES, 16 DE OCTUBRE:

La policía recibió otra carta del supuesto asesino, esta vez en una cajita. La caligrafía era muy mala y no tenía nada que ver con las dos anteriores.
“Desde el infierno..”

“Le envío la mitaz del riñon que le saqué a aquella mujer”

“La otra mitaz la frii y me la comí..”

“Estaba muy rica..”

“Cójame si puede, Señor Lusk”

Dentro de la caja había la mitad de un riñón, tras examinarlo descubrieron que realmente era un riñón humano.

VIERNES, 9 DE NOVIEMBRE:

Jack volvió a la acción para cometer su último crimen esta vez fue más sanguinario,  la víctima Mary Jane Kelly fue hallada muerta en una habitación del numero 13 de Miller’s Court.

Sobre las 10:30 de la mañana el señor McCarthy fue a cobrar a su inquilina, al ver que no le abrían la puerta decidió asomarse por la ventana, viendo el cuerpo de Mary Jane sin vida.

Llamó a la policía, que no pudo creer lo que veía, era una autentica carnicería, según el forense el asesino podía haber tardado dos horas en cometer su crimen. La cama se encontraba empapada en sangre y la víctima estaba hecha pedazos.

Mary Jane Kelly
Su cavidad central había sido vaciada y sus órganos estaban colocados alrededor, sobre la cama. Fragmentos de carne habían sido arrancados del hueso y depositados en la mesilla de noche.

Tras realizar la autopsia, que fue literalmente un rompecabezas, se descubrió que el único órgano que faltaba era el corazón

A diferencia de las otras víctimas, Mary Jane era muy joven, tenía 24 años, y trabajaba en un lujoso burdel del centro de Londres.

MIÉRCOLES, 21 DE NOVIEMBRE:

Se hablaba de un nuevo asesinato de Jack, pero resultó no ser cierto, una mujer fue apuñalada en la garganta, en una pensión de George Street, pero al parecer fue un cliente con el que tuvo una disputa económica.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Halloween en Secretos de Ultratumba

Hoy es la noche de brujas, la noche donde los muertos vuelven a estar entre los vivos, y Secretos de ultratumba ha querido aprovechar la oportunidad para hacerte pasar una noche de Halloween terrorífica sin salir de casa.


¿Estáis preparados para pasar miedo? Os recomiendo que os coloquéis en un lugar oscuro y tranquilo de vuestras casas y alumbrados tan solo por la luz de una vela.




Halloween es una noche idónea para las historias de terror. Los demonios, vampiros y zombis salen a la calle para atemorizar a los más inocentes, los niños van de puerta en puerta pidiendo caramelos y los jóvenes acuden a fiestas de disfraces por las noches.

Esta noche muchos rostros estarán ocultos tras grandes mascaras, causando terror entre la gente que pasea por la calle. Tengan cuidado porque las leyendas cuentan que muchos delincuentes aprovechan este día para cometer sus fechorías, aprovechando el anonimato que les proporcionan sus disfraces. ¿Verdad o mentira? A continuación os contaré algunas de las leyendas más famosas sobre esta terrorífica noche.

CARAMELOS ENVENENADOS

Una de las tradiciones más conocidas de Halloween es el «truco o trato», en la que los inocentes niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Tras llamar a la puerta, los pequeños pronuncian la frase «truco o trato», y normalmente los habitantes de esa casas regalan a los niños caramelos, manzanas o incluso los más generosos dinero.

Pues circula desde hace años la leyenda de que algunos perturbados colocan en los caramelos restos de agujas y pequeños artilugios punzantes y en las manzanas cuchillas de afeitar, lo que está creando el pánico entre los padres.

En algunos estados de EEUU se han practicado detenciones por hechos de este tipo y con ello se han promulgado leyes específicas para castigar las fechorías de algunos delincuentes que utilizan Halloween para satisfacer su instinto criminal.

En los últimos años corre la leyenda de que los caramelos pueden estar impregnados en droga, o incluso, infectados con el virus de VIH.

TERROR UNIVERSITARIO

Cuando llega Halloween a la universidad, los estudiantes están ansiosos por acudir a las fiestas de disfraces que se organizan. Pero esa misma tarde, corre un difundido por e-mail en el que se avisa de que un asesino en serie ha advertido que su próxima matanza va a ser esta noche. Suele dar datos de su masacre, en qué lugar va a ser aproximadamente, su número de víctimas o incluso de que va a ir disfrazado, (un año aseguro que iría disfrazado de cabra, prohibiéndose así el disfraz en algunas universidades).

Este tipo de historias todos los años crean pánico e inquietud entre los jóvenes.

LA BROMA DE HALLOWEEN

Era el día 31 de Octubre y los padres de Juan se iban de puente a la casa de la playa. Sin pensarlo dos veces, cogió el teléfono y llamó a sus amigos, quería organizar la mejor fiesta de Halloween de todos los tiempos.

Cuando se reunieron los 5 amigos pensaron que bromas iban a gastar a los invitados a la fiesta. Pedro sugirió esconderse en el armario y cada vez que entrara un invitado a la casa darle un susto. Los demás vieron esta broma como una idea muy simple.

De repente al propio Juan se le ocurrió fingir un ahorcamiento. Todos le recriminaron que si estaba loco, como iban a fingir un ahorcamiento, eso es muy complejo. Pero Juan explicó que hacia un par de días había visto en un programa de televisión a un mago realizarlo. Era muy sencillo, bastaba con coger un collarín de esos que se usan en los accidentes, colocárselo en el cuello y ponerse la cuerda, el collarín impediría que la horca apretara el cuello del que lo hiciera.

Entre todos decidieron que sería Pablo al que se colgara, era el más delgado y sufriría menos daño.

Los invitados comenzaban a llegar a la fiesta, estaban realmente sorprendidos por la decoración y los
disfraces que habían preparado los chicos.

Todos comenzaron a beber, copa tras copa se iba animando el ambiente. Juan se acerco a hablar con Pablo: ¡Uhhhhh! ¡Qué miedo das, Pablito! Te he traído una copa para que te ahorques más a gusto jeje. ¿Te habrás puesto el collarín?

-¡No... Si te parece me ahorcáis así! Bromeaba Pablo, que se había disfrazado de Drácula para camuflar el collar ortopédico.

Eran ya altas horas de la noche y la fiesta comenzó a desmadrarse. La gente se lo estaba pasando en grande.

Pablo, que llevaba unas copas de más, empezó a sentirse mal, sintió sudores fríos que le recorrían su frente. Así que decidió quitarse el collar que tanto le agobiaba en ese momento.

De repente, los amigos, que llevaban una gran borrachera, decidieron rodearle.

¡A la horca! ¡A la horca! Gritó uno de ellos.

Entre todos le cogieron en volandas y le llevaron hacia el rincón donde colgaba una cuerda. ¡A la horca! ¡A la horca! Gritaban ante el espanto de los invitados. Uno de ellos fue a apagar las luces y la música.

Pablo llevaba tal borrachera que no podía si quiera hablar, tenía la conciencia anulada, intentaba resistirse, pero los amigos creían que lo hacía para que la escena fuera más real.

Le subieron a una silla, ajustaron la soga a su cuello y, a pesar de sus reiteradas protestas, retiraron la silla.

Nadie había visto en una fiesta nada igual. Fueron a encender la música y las luces de nuevo para continuar la fiesta. Pero en cuanto dieron la luz, vieron el cuerpo rígido de su amigo, exhaustos le descolgaron pero ya era tarde, su cuerpo se encontraba sin vida.

Alguno de ellos necesitó tratamiento psicológico, y nunca más celebraron la fiesta de Halloween. En su lugar se juntaban para llevar flores a la tumba de Pablo.

Hasta aquí las leyendas urbanas, si sois lo suficientemente valientes os invito a ver los vídeos que os pongo a continuación. ¿Os atrevéis?

VÍDEOS DE TERROR:

Comenzamos con la famosa niña de la curva, ¿quién no ha oído hablar de ella?, una joven muchacha fallecida en un accidente de tráfico que se aparece en medio de la noche pidiendo ayuda.

Muchas son las personas que dicen haberla visto mientras conducían su coche por la carretera de Sintra en Portugal. Lo curioso de esta historia es que en esa misma carretera murió una joven llamada Teresa Fidalgo en 1983.

El vídeo que les mostramos a continuación fue grabado en 1988, cinco años después de la muerte de Teresa Fidalgo. En él aparecen tres adolescentes que iban en su coche de camino a una fiesta, uno de ellos se dedicó a grabar con su cámara el trayecto. De repente, se encontraron en la carretera con una chica vestida de blanco, estaba sola y parecía que pedía ayuda, los chicos decidieron recogerla. Esta es la grabación que encontró la policía en el coche después del accidente.


Tras lo sucedido, la policía se traslado hasta el lugar de los hechos para investigar qué era lo era lo que había sucedido, cuál era la verdadera causa del accidente. Murieron dos de los jóvenes, el tercero fue interrogado para conocer cuál era su testimonio sobre el accidente.

Informó que había una cuarta persona en el vehículo que respondía al nombre de Teresa, pero a pesar de que la policía estuvo buscando en los alrededores del accidente jamás se encontró su cuerpo. Un aspecto que sí es importante, es que la policía averiguó que hacía 5 años, en ese mismo punto, había muerto una mujer llamada Teresa Fidalgo.

El segundo vídeo es la grabación que realizó un famoso programa de televisión mexicano, Enigma 900, en un cementerio de Ciudad de México. Alertados por varios testimonios de apariciones fantasmales en el camposanto, decidieron acudir con sus equipos de filmación. Esto es lo que grabaron:


Para acabar con los vídeos, quiero mostrarles algo que realmente me impresionó, este vídeo fue grabado en Neverland, la mansión de Michael Jackson, tras su muerte. Si observamos atentamente podemos ver como una silueta recorre el pasillo


Antes de despedirme quería advertiros de que tengáis cuidado si veis un gato negro en la noche del 31 de Octubre, dicen, que si lo ves tendrás mala suerte durante todo un año.

Espero que hayáis disfrutado del Halloween que os hemos preparado en Secretos de Ultratumba.

jueves, 17 de octubre de 2013

Caso Vallecas, historia real

Informe oficial de la Policía Nacional, tras visitar la vivienda:

Dirección General de la Policía, comisaria de Vallecas, parte de intervención, 27 de Noviembre de 1992.

“A las dos horas y cuarenta minutos de la madrugada, por el canal 7 de H-50 llama el Z-2 y manifiesta que, una vez se ha entrevistado con la familia y ha observado el interior de la casa, se le ha puesto el vello de punta..
 
Estando sentados en compañía de toda la familia, pudieron oír y observar cómo una puerta de un armario perfectamente cerrada,  se abrió de forma súbita y totalmente antinatural...
Momentos después pudieron percatarse y observar como en la mesita que sostenía el teléfono, y concretamente en un mantelito, apareció una mancha de color marrón consistente que el Z-2 identifica como babas.
En el recorrido que hicieron por diversas habitaciones de la casa observaron un crucifijo de manera al que, el fenómeno, le había dado la vuelta, arrancándole el Cristo adherido al mismo…
Confirmamos que hay una serie de fenómenos completamente inexplicables.”
Milenio 3 – Iker Jiménez
 
Historia completa: 
Todo comienza una mañana de 1991, cuando un grupo de amigas deciden hacer una sesión de Ouija en los baños del colegio donde cursaban sus estudios, entre ellas se encontraba la joven Estefanía Gutiérrez Lázaro. Al ser sorprendidas por la profesora el vaso cae rompiéndose en pedazos y todos observan como un fino hilo de humo penetra en las fosas nasales de Estefanía.

En ese momento la víctima entra en coma, que a las pocas horas se transformo en una catalepsia severa (Pérdida momentánea de la movilidad). Desde aquel momento la vida de los Gutiérrez Lázaro iba cambiar por completo.

El cuerpo de Estefanía parecía ser poseído por un ser malvado, comenzó a tener episodios de epilepsia, los ojos se le ponían en blanco y su voz ronca emitía insultos. Tras la visita a varios especialistas no sacaron ninguna conclusión.

A las 2:30 de 1992 Estefanía entra en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid en coma profundo, murió expulsando mucosidad por la boca y emitiendo extraños ruidos con esa voz ronca que la caracterizaba en sus últimos días de vida. Según el diagnostico de Pedro Cabezas, médico forense, Estefanía falleció en circunstancias un tanto extrañas.

Antes de su muerte la joven confesó a su familia que tenía una visión permanente de un grupo de personas altas y muy delgadas, cogidas de la mano, la llamaron: ¡Ven!, ¡Ven con nosotros!

A partir de la extraña muerte en la vivienda de la familia Gutiérrez Lázaro, situada en la calle Luis Marín 8 de Vallecas (Madrid), empiezan a suceder fenómenos aterradores. En plena madrugada, la voz de una mujer gritando ¡Mama!, ¡Mama!, despiertan a toda la familia, que tras examinar la casa comprueban que no hay nadie. 

La noche siguiente un soplido atraviesa el pasillo, y a medida que se acerca a las habitaciones se convierte en una carcajada de anciano que aterroriza a los allí presentes. 

El suceso que verdaderamente desespera a la familia llega una mañana de otoño de 1992. Estando todos en la casa, observan como las puertas de la vivienda se abren y se cierran de par en par,  también escuchan como alguien golpea la pared. Ante esto, deciden bloquear la puerta con un sofá y una mesa de mármol. Cuando parecía que todo había cesado, una gran fuerza abre la puerta empujando  el sillón contra una estantería. Los objetos que estaban en ella se caen, entre ellos una foto de Estefanía. Cuando la madre se agacha para recogerla, queda horrorizada. Una inexplicable llama estaba quemando el rostro de la chica, y digo una llama inexplicable ya no solo porque no había nada que pudiera provocarla, sino que esa fotografía tenía un cristal cubriéndola y no dejaba ningún lugar al oxigeno para que se provocase.

Una noche Maximiliano, el padre de familia, escucha un ruido en el pasillo. Al examinar la casa junto a su mujer ven en el fondo del pasillo la sombra de un hombre muy alto y calvo. Corren espantados hacia el salón, desde donde deciden llamar a la policía.

Se presentan en la vivienda 4 agentes, entre ellos el inspector jefe de la policía nacional, José Pedro Negrí . Los agentes al sentarse con la familia para escuchar lo ocurrido, observan como una puerta que estaba totalmente cerrada se abrió de forma antinatural y en el tapete apareció una mancha marrón que identificaron como babas. Al inspeccionar la casa vieron como un crucifijo colocado en una habitación daba la vuelta arrancando el Cristo que tenía adherido. Tal era la tensión en aquel momento que uno de los policías desenfunda el arma.

Cuando salieron de la vivienda los agentes escribieron el informe publicado al principio de este artículo. Uno de ellos dijo textualmente “A esta casa no vuelvo más”. 

Esta es una de las historias más misteriosas que han ocurrido en España, incluso los agentes de la autoridad fueron testigos de estos terroríficos sucesos, un caso que jamás olvidaran.

sábado, 28 de septiembre de 2013

Gloomy Sunday, la canción del suicidio

A veces, en momentos de bajón, nos apetece escuchar música triste. Parece algo ilógico, un contrasentido, lo más normal sería escuchar música alegre. Pues una de esas canciones tristes es “Gloomy Sunday”. 

Gloomy Sunday es la canción maldita por excelencia, tiene el “honor” de ser la canción más escuchada por personas antes de morir, y es que esta canción según dicen incita al suicidio. 

Escrita en 1932 por el pianista y compositor húngaro Rezsö Seress y el poeta Laszlo Javor, fue apodada como la canción húngara del suicidio, debido a su misteriosa conexión con un gran número de suicidios en aquella época. Leyendas cuenta que la letra fue escrita por Javor en recuerdo de su novia, que dejo escrito “triste domingo” como única nota de despedida antes de suicidarse. Pero la veracidad de este hecho aun no está demostrada. 

La letra de la canción está contada desde la perspectiva de una persona cuyo amor ha muerto y está pensando en el suicidio como único fin de reunirse con su amada. Curiosamente Seress se suicido en 1968, al creer que nunca más lograría componer una canción de éxito.

Pero la maldición comenzó a extenderse debido a la gran publicidad que la prensa norteamericana dio a esta canción, como siempre muy amante del sensacionalismo. La revista Times público un articulo con una lista de 17 de suicidios en Hungría vinculados a la canción: gente que se lanzaba al Danubio mientras escuchaba la misteriosa canción, un zapatero que nombro frases de la canción en su nota de suicidio, dos personas se suicidaron mientras la escuchaban en su domicilio, etc. 
A partir de este momento empezó a crecer la leyenda por el resto del mundo, el periódico New York Times llego a publicar que cientos de personas se habían suicidado o intentado suicidar a la llegada de esta canción al continente americano. Por este motivo fue prohibida en varios países, la BBC la veto hasta el año 2002, e incluso tiendas de música se negaron a vender la canción porque no querían ser participes de aquellas muertes.

¿Qué hay de cierto en esto? ¿Una simple canción puede incitar al suicidio? 

A continuación os dejo la famosa canción que para mi tiene más mito que realidad.


sábado, 14 de septiembre de 2013

La misteriosa isla de Filitheyo

La isla de Filitheyo, en las Maldivas, es una isla de ensueño, agua cristalina, arena fina, la paz y tranquilidad que cualquiera desea. Jamás había sido habitada por nadie, y por este motivo sus playas se encuentran en perfecto estado de conservación. En resumen la playa ideal para perderse de luna de miel.

Lógicamente las empresas hoteleras no iban a perder la oportunidad de adquirir este pequeño enclave paradisíaco, y tras una pugna una de las empresas consiguió comprar la isla y montar un resort de lujo.

Pero la sorpresa llegó cuando los ingenieros comenzaron la construcción, algo inesperado apareció cubierto por el tiempo y la maleza.

Alrededor de 30 lapidas se erigían en el interior de aquella isla desierta. Según las inscripciones de las lapidas fue un antiguo cementerio de origen árabe que parece llevar allí miles de años.


Aun nadie sabe el origen de este camposanto, lo único que se sabe con total seguridad es que en aquella isla jamás vivió nadie. Algo extraño encierra este asunto, ¿No creen?, ¿Por qué enterrar a los muerto en medio de la nada?.


Varias teorías intentan explicar este misterioso suceso, por el momento la más consensuada dice que los piratas hicieron escala en la isla para enterrar a sus tripulantes muertos. Hay quien dice que pueden ser los restos de supervivientes a un naufragio, incluso gente que cree que se trata de una operación de marketing.



El mar está repleto de misterios, y este, sin duda, es unos de ellos.

martes, 3 de septiembre de 2013

Métodos de tortura en la Inquisición

La inquisición era un tribunal religioso que buscaba y castigaba crímenes contra Dios y la Iglesia Católica. Nadie podía cuestionar la palabra de Dios escrita en la biblia, era el crimen más grave en aquel momento, y estaba castigado muchas veces con pena de muerte. 

En España en la época medieval se reunían distintas razas y culturas, como los judíos o los moros, que creaban en los cristianos una constante amenaza contra la iglesia católica.

El interrogatorio era el método para que el hereje se confesara, el inquisidor le realizaba preguntas, pero cuando éste se negaba a responder se veía obligado a torturarle.


TECNICAS DE TORTURA
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------  
 
LA TORTURA DEL AGUA: Se inmovilizaba a la víctima sobre una mesa, se le introducía una tela hasta la garganta y posteriormente se vertía agua en su boca, el torturado tragaba la tela hasta que entraba en el estómago, luego se tiraba de la tela hacia fuera, sufriendo un dolor horrible al rozar las paredes del esófago.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

EL POTRO: El acusado era atado de pies y manos a una superficie conectada a un torno. Al girar el torno tiraba de las extremidades en sentidos diferentes, estirando el cuerpo al máximo. Cuando las articulaciones no daban más de sí se dislocaban huesos, como los hombros y la cadera. Como curiosidad decir que la expresión "apretar a uno las clavijas" proviene de esta tortura.



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA DONCELLA DE HIERRO: También llamada Dama de Nuremberg. Era un sarcófago con púas oxidadas en su interior, colocados estratégicamente para no provocar la muerte. Cuando las puertas de este sarcófago se cerraban los pinchos se clavaban en las partes no vitales de la víctima, provocando el máximo sufrimiento posible. Hay modelos en los que las púas son desmontables pudiendo así colocarla en cualquier zona del cuerpo.




-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA HORQUILLA DEL HEREJE: Era un instrumento con dos puntas muy afiladas en cada extremo, un extremo quedaba en la barbilla y el otro en el esternón, estaba fijado con un cinturón al cuello. El torturado debía mantener la cabeza atrás el máximo tiempo posible si no quería clavarse los afilados pinchos. Si no confesaba podia incluso provocarle la muerte.



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

DESGARRADOR DE SENOS: Consistía en aplicar las cuatro puntas al rojo vivo, o frías, sobre los senos de mujeres hasta desgarrarlos y convertirlos en masas informes.
Fueron utilizadas en incontables mujeres acusadas de herejía, blasfemia, adulterio, aborto provocado y otros delitos.
Se solían utilizar cuando las mujeres ya habían sido condenadas.




-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SILLA DE INTERROGATORIO: Una silla repleta de pequeños y afilados pinchos. La víctima debía sentarse desnuda, y era amarrado con cuerdas, en ocasiones su cuerpo era presionado contra la silla para que los pinchos entrasen con mas profundidad en la piel. El asiento era muchas veces de hierro y podía calentarse con un brasero, poniendo los pinchos al rojo vivo para mayor sufrimiento de la víctima.



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA GARRUCHA: Se ataban las manos de la víctima a la espalda, y tras estos, se le levantaba lentamente con una polea situada en el techo, cuando estaba arriba se le soltaba con violencia pero sin que llegara a tocar el suelo. Así sucesivamente hasta que se dislocaban las extremidades superiores. Pero si el peso no era suficiente para dislocar los miembros se colocaba peso adicional en los pies.



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------  


LA TORTUGA: Se tumbaba en el suelo al interrogado y se le colocaba un tablón de madera sobre el cuerpo. En el tablón se iba colocando peso gradualmente (normalmente piedras) hasta que la persona confesara, pero si no confesaba se le seguía poniendo peso hasta que moría por aplastamiento.



----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Tras la tortura eran llevados a los autos de fe, donde los culpables eran colocados en fila y juzgados ante una multitud de personas. Eran actos públicos, celebrados generalmente en días festivos. Los castigos eran varios: la cárcel, el destierro y la muerte.

PENAS DE MUERTE:
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


LA HOGUERA: El culpable era amarrado a una estaca, a sus pies se colocaba una gran cantidad de madera, pajas o cualquier material combustible, a los que se prendía fuego. La muerte era lenta y agónica.
La única forma de librarse de la hoguera era confesando los pecados, si estos confesaban eran llevados al garrote vil.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
EL GARROTE VIL: El culpable se sentaba delante de un poste de madera. Este poste tenía un agujero atravesado con un pincho, al girar el pincho se iba presionando el cuello de la víctima hasta partir las vertebras, lo que producía un coma cerebral. La muerte solía ser más rápida que en la hoguera y suponía menos sufrimiento.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------