lunes, 21 de enero de 2013

Una practica muy peligrosa: La Ouija

Lo primero, antes de comenzar con este articulo, decir que la Ouija NO ES UN JUEGO, no solo nos enfrentamos al peligros que nos puedan ocasionar “los espíritus malos”, sino que su práctica puede llevar a la paranoia, e incluso en casos extremos a la locura. En algunos paises su venta fue PROHIBIDA.

La Ouija es un tablero plano, normalmente de madera, donde aparecen todas las letras del abecedario, los números del 0 al 9, las palabras “SI”, “NO”, y” ADIOS”.

Para realizar esta práctica debe haber como mínimo cuatro participantes, y estos tienen que juntar sus dedos índices sobre un vaso colocado con anterioridad sobre el tablero. Los participantes deberán hacer preguntas, y el espíritu con el que se comuniquen moverá el vaso sobre las letras del tablero indicándoles su respuesta. Para terminar la practica el ente debe decir “ADIOS”

El uso de este tablero tiene como objetivo contactar con espíritus y comunicarse con ellos. Seguir teniendo contacto con seres queridos que ya dejaron este mundo, es uno de los motivos por los que mucha gente realiza esta práctica. También son muchos los curiosos que la practican, por descubrir ese gran misterio del que tanto se habla.

Bajo ningún concepto se debe quitar el dedo del vaso, hasta que el espíritu haya dicho ADIOS, si esto ocurriera el ente se quedaría como huésped en la casa o lugar donde se esté realizando la Ouija. Si se tiene una urgencia hay que pedir permiso al ente para retirarse.

Durante la práctica de la Ouija te expones a que te pueda tocar un espíritu bueno, uno malo o un burlón.

Los espíritus buenos: Son aquellos que responderán a las preguntas que se les haga de buena manera, y cuando se le pida que se vayan lo harán sin ningún problema.

Los espíritus burlones: Solo quieren divertirse a costa de las personas que los invocan, contestan cosas sin sentido o simplemente se burlan de los participantes, no suelen despedirse con facilidad, como he dicho no se debe terminar la sesión sin que antes el espíritu se haya despedido, hay testimonios de personas que han sufrido terribles experiencias con entes que vagan por sus casa, hacen ruidos extraños, objetos que aparecen en lugares insospechados, sensaciones extrañas..

Los espíritus malos: Sin duda son los peores, y los que de verdad entrañan un gran peligro, su única intención es jugar malas pasadas.

Como consejo, si queréis practicar con la Ouija, debéis informaros bien, ya que su práctica puede ser muy peligrosa. Preguntad a personas cualificadas en el campo del esoterismo. Si la práctica no fuera la adecuada las consecuencias podrían ser terribles. Y como recomendación NUNCA preguntéis: ¿Cuándo me voy a morir?

HISTORIAS REALES DE LA OUIJA

Indagando por Internet he encontrado estos dos relatos verídicos, ocurridos durante la practica de la Ouija

Valencia, España 25/10/2007

Un diario publicó una nota acerca de cinco chicos valencianos que se reunieron en una vieja y abandonada casa con la finalidad de practicar sesiones espiritistas por medio de una tabla ouija. Lo prepararon todo, y comenzaron a jugar. Uno de los chicos que oficiaba de “portavoz” en el juego, realizo la primera pregunta que como de costumbre fue: “si la presencia de alguno de nosotros te molesta, dinos quien es y se marchará”; enseguida el vaso de la tabla marco tres nombres quienes mirándose sorprendidos decidieron marcharse enseguida de la sesión.

Después de haber caminado unos escasos 80 metros lejos de la casa, los chicos sintieron un ruido realmente estruendoso y cuando voltearon para ver que había pasado, vieron como la casa abandonada se derrumbaba sobre los dos chicos que se habían quedado jugando con la ouija.

Arkansas, USA 22/12/1995

De todas las historias de la ouija que más se han estudiado en la parapsicología, sin duda el caso más grave fue el de Denis y David, dos chicos satanistas de 20 años que utilizaban la ouija para comunicarse con quien ellos llamaban su “amo”. La noche del 22 de Diciembre del ’95 David persuadió a dos compañeros suyos de la escuela para que fueran a su casa a escuchar música, pero cuando entraron en la habitación descubrieron un altar iluminado con velas y cubierto con una paño negro en donde se encontraba situada una tabla ouija. Los dos chicos aceptaron participar de la sesión, y así fue como los cuatros comenzaron con las preguntas. El primero en preguntar fue David, que al percibir una presencia dijo “si eres Satanás dime que quieres y lo hago”.

Frente a esto los dos chicos invitados se sintieron incómodos y decidieron dejar de participar. Justo en el momento en que se estaban yendo, Dennis sacó una navaja y tomo a uno de los chicos por el cuello, diciéndole que nadie se iría a ningún lugar hasta que la voluntad de su amo sea cumplida, en ese mismo momento comenzó a apuñalar al chico frenéticamente hasta que David por encima de su hombro le dijo que se detuviera, y así lo hizo. El otro chico logró escapar durante el ataque e informo a la policía de lo sucedido.

Al día siguiente encontraron el cuerpo del joven completamente descuartizado y a David y Dennis durmiendo prácticamente bañados en su sangre. A Ambos los condenaron por homicidio no premeditado ya que Dennis aseguraba que unas voces en su cabeza le ordenaban cometer el asesinato y lógicamente fue enviado a un instituto psiquiátrico en donde se alojan a los asesinos dementes. Por su parte David se recuperó en un hospital psiquiátrico, y hoy en día lleva una vida normal, aunque carga con los estigmas de haber participado en una escena semejante.

Si has practicado alguna vez la Ouija no dudes en dejarnos un comentario con tus experiencias.

martes, 8 de enero de 2013

Leyendas Urbanas: De visita al cementerio

!Por fin llego el momento!. Los cinco amigo habían quedado a las doce en las afueras del pueblo. Era la noche elegida, y nada podía fallar. !Por fin se iban a demostrar lo valientes que tantas veces decían ser!

El cielo estaba recubierto por unas oscuras nubes, que de un momento a otros podían ponerse a llover, y los rayos conseguían que el cielo se iluminara a cada instante. Todo el pueblo estaba a oscuras. La central eléctrica había sufrido una avería. Era la situación perfecta. Era una noche terrorífica  propia de un cuento de brujas. Tras abrigarse con varias prendas los amigos iban apareciendo en el sitio acordado. Cada uno trajo el objeto exigido: un martillo y un clavo con una marca personalizada para que fuera distinguido de los demás.
Para demostrar su valentía el reto consistia en que, en la oscuridad de la noche, saltaran la verja del cementerio e incrustar el clavo en una de las sepulturas, que allí dentro había.

-!Venga! !vamos a empezar! ¿Quien se atreve primero?
-!Yo mismo!- Ruben se abrocho bien el abrigo,y se dirigió hacia el cementerio.
Tras un tiempo. Los que esperaban comentaban que su compañero tardaba mucho. Ruben apareció de entre las sombras comentando que había cumplido con la misión. Pablo fue el siguiente,  Juan y Miguel le siguieron. Ya solo queda Alvarito, el más pequeño, del que siempre se cachondeaban, y de vez en cuando llamaban cobarde. Este se lo pensó un buen rato.

-Chicos... esto... yo creo que me vuelvo a casa... !Sí mis padres descubran que me he escapado la voy a liar!
-Sí, claro, !venga, cobarde! -le dijeron los demás.
Alvarito se dio cuenta de que esa noche no le valdrían las excusas. Con lo cual, emprendió su camino hacia el cementerio. El silencio ere brutal. Sólo el resoplar del viento podía romperlo, o los truenos a los lejos. Con bastante esfuerzo consiguió saltar la verja, ya que su pequeña estatura no le ayudaba. Una vez dentro se podía ver en la penumbra las sombras de las tumbas, que se dibujaban grandes y alargadas en el suelo. Alvarito sintió que sus rodillas no le respondían del todo bien, mientras se dirigía hacia una de las tumbas para realizar su misión. Se sentó junto a una de las lapidas, el frió de la tierra le penetró hasta los huesos. Este muy asustado saco el martillo.

La mano temblorosa hizo que se le cayera el clavo al suelo. A oscuras, Alvarito comenzó a pasar la mano sobre el terreno para encontrarlo, pero derrepente pego un gran grito. Creía haberse topado con  un esqueleto humano. El resplandor de un rayo le hizo ver que solo eran las raíces de un árbol sobresaliendo de la tierra. Al siguiente destello, lo localizo. Se sentó nuevamente junto a la tumba. Su nervios le controlaron, ya no era el, su corazón latía a mil por hora. Volvió a intentarlo..

-¿No esta tardando mucho? -Comento Ruben-. !No teníamos que haber forzado a Alvarito! Hubiese sido mejor que no hiciese la prueba ya sabéis lo cobarde que es.
-Pues no sera tan cobarde si ha saltado la verja y ha entrado al cementerio -Contesto Juan defendiendo al enano-
Ante la gran tardanza, el grupo decidió ir en búsqueda de Alvarito. Se adentraron  en el cementerio y, con una vela, buscaron entre las lapidas. Quedaron aterrorizados al encontrarlo tendido sobre una de las tumbas con un trozo de abrigo clavado a la piedra de la sepultura. La expresión de su cara no dejaba tenia un horror profundo y sin duda reflejaba que había sufrido una muerte angustiosa.

Al día siguiente, el forense confirmó que la muerte del chico se produjo por los efectos letales de un paro cardíaco, después de una fuerte crisis de pánico y ansiedad. Seguramente Alvarito pensó que algún muerto agarro su abrigo para llevárselo con el al mas allá, como pago por su gamberrada. En el caso de que fuera así, desde luego que lo había conseguido.

Esta leyenda se popularizo en 1940 en Estados Unidos, cuando gran numero de periódicos mostraban la infinidad de gamberradas que grupos de adolescentes cometían en los cementerios.

sábado, 5 de enero de 2013

La parálisis del sueño: Una experiencia escalofriante

La parálisis del sueño es la incapacidad transitoria para realizar cualquier tipo de movimiento voluntario que tiene lugar durante el periodo de transición entre el estado de sueño y el de vigilia. La sensación es de gran angustia y dura aproximadamente un minuto. Durante el episodio la persona esta totalmente consciente, pero es incapaz de moverse o de hablar, lo que provoca mucha ansiedad. No hay ningún peligro para la vida, ya que los músculos respiratorios siguen funcionando automáticamente.

Yo personalmente he sufrido esta parálisis del sueño en una ocasión, la sensación que se siente es muy angustiosa porque mientras el cerebro se ha despertado el cuerpo aun no. Con lo cual yo intentaba mover las manos y hablar, pero mi cuerpo seguía durmiendo. Todo esto unido a que oía unas sirenas, la verdad el nerviosismo se apoderó de mi, y tras unos 15 segundos sin poder moverme, los brazos me respondieron, la sensación que se siente al poder moverse es de gran alivio.

Según estudios esta parálisis del sueño la sufre un 60% de la población, esta incapacidad de movimiento puede ir acompañada de seis experiencias:

1. Sensación de presencia: Tienes una sensación de que alguien te acompaña, con lo cual ademas sientes miedo.
2. Presencia amenazante: Un sentimiento de terror, peligro y urgencia se apodera del cuerpo, que es observado por una presencia maligna.
3. Alucinaciones visuales: Se pueden ver sombras en la habitación  imágenes de objetos extraños, seres irreales, etc.
4. Alucinaciones auditivas: (Estas son las que yo sufrí en mi caso) vibraciones, silbidos  chillidos, campanadas, sirenas, teléfono,vajilla rompiéndose, etc.
5. Alucinaciones táctiles:  Sensación de que el colchón se hunde, que alguien se sienta, que le retiran las sabanas, etc.
6. Dificultades respiratorias: Presión en el pecho, estrechez alrededor del cuello, sensación de sofocación, etc.

Hablando con familiares y conocidos, me han contado diferentes casos de parálisis del sueño, todos coinciden en que la experiencia es muy desagradable y angustiosa. ¿Tu has sufrido este trastorno del sueño alguna vez?. ¡ Compártelo con nosotros¡