sábado, 28 de septiembre de 2013

Gloomy Sunday, la canción del suicidio

A veces, en momentos de bajón, nos apetece escuchar música triste. Parece algo ilógico, un contrasentido, lo más normal sería escuchar música alegre. Pues una de esas canciones tristes es “Gloomy Sunday”. 

Gloomy Sunday es la canción maldita por excelencia, tiene el “honor” de ser la canción más escuchada por personas antes de morir, y es que esta canción según dicen incita al suicidio. 

Escrita en 1932 por el pianista y compositor húngaro Rezsö Seress y el poeta Laszlo Javor, fue apodada como la canción húngara del suicidio, debido a su misteriosa conexión con un gran número de suicidios en aquella época. Leyendas cuenta que la letra fue escrita por Javor en recuerdo de su novia, que dejo escrito “triste domingo” como única nota de despedida antes de suicidarse. Pero la veracidad de este hecho aun no está demostrada. 

La letra de la canción está contada desde la perspectiva de una persona cuyo amor ha muerto y está pensando en el suicidio como único fin de reunirse con su amada. Curiosamente Seress se suicido en 1968, al creer que nunca más lograría componer una canción de éxito.

Pero la maldición comenzó a extenderse debido a la gran publicidad que la prensa norteamericana dio a esta canción, como siempre muy amante del sensacionalismo. La revista Times público un articulo con una lista de 17 de suicidios en Hungría vinculados a la canción: gente que se lanzaba al Danubio mientras escuchaba la misteriosa canción, un zapatero que nombro frases de la canción en su nota de suicidio, dos personas se suicidaron mientras la escuchaban en su domicilio, etc. 
A partir de este momento empezó a crecer la leyenda por el resto del mundo, el periódico New York Times llego a publicar que cientos de personas se habían suicidado o intentado suicidar a la llegada de esta canción al continente americano. Por este motivo fue prohibida en varios países, la BBC la veto hasta el año 2002, e incluso tiendas de música se negaron a vender la canción porque no querían ser participes de aquellas muertes.

¿Qué hay de cierto en esto? ¿Una simple canción puede incitar al suicidio? 

A continuación os dejo la famosa canción que para mi tiene más mito que realidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario