miércoles, 30 de octubre de 2013

Halloween en Secretos de Ultratumba

Hoy es la noche de brujas, la noche donde los muertos vuelven a estar entre los vivos, y Secretos de ultratumba ha querido aprovechar la oportunidad para hacerte pasar una noche de Halloween terrorífica sin salir de casa.


¿Estáis preparados para pasar miedo? Os recomiendo que os coloquéis en un lugar oscuro y tranquilo de vuestras casas y alumbrados tan solo por la luz de una vela.




Halloween es una noche idónea para las historias de terror. Los demonios, vampiros y zombis salen a la calle para atemorizar a los más inocentes, los niños van de puerta en puerta pidiendo caramelos y los jóvenes acuden a fiestas de disfraces por las noches.

Esta noche muchos rostros estarán ocultos tras grandes mascaras, causando terror entre la gente que pasea por la calle. Tengan cuidado porque las leyendas cuentan que muchos delincuentes aprovechan este día para cometer sus fechorías, aprovechando el anonimato que les proporcionan sus disfraces. ¿Verdad o mentira? A continuación os contaré algunas de las leyendas más famosas sobre esta terrorífica noche.

CARAMELOS ENVENENADOS

Una de las tradiciones más conocidas de Halloween es el «truco o trato», en la que los inocentes niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Tras llamar a la puerta, los pequeños pronuncian la frase «truco o trato», y normalmente los habitantes de esa casas regalan a los niños caramelos, manzanas o incluso los más generosos dinero.

Pues circula desde hace años la leyenda de que algunos perturbados colocan en los caramelos restos de agujas y pequeños artilugios punzantes y en las manzanas cuchillas de afeitar, lo que está creando el pánico entre los padres.

En algunos estados de EEUU se han practicado detenciones por hechos de este tipo y con ello se han promulgado leyes específicas para castigar las fechorías de algunos delincuentes que utilizan Halloween para satisfacer su instinto criminal.

En los últimos años corre la leyenda de que los caramelos pueden estar impregnados en droga, o incluso, infectados con el virus de VIH.

TERROR UNIVERSITARIO

Cuando llega Halloween a la universidad, los estudiantes están ansiosos por acudir a las fiestas de disfraces que se organizan. Pero esa misma tarde, corre un difundido por e-mail en el que se avisa de que un asesino en serie ha advertido que su próxima matanza va a ser esta noche. Suele dar datos de su masacre, en qué lugar va a ser aproximadamente, su número de víctimas o incluso de que va a ir disfrazado, (un año aseguro que iría disfrazado de cabra, prohibiéndose así el disfraz en algunas universidades).

Este tipo de historias todos los años crean pánico e inquietud entre los jóvenes.

LA BROMA DE HALLOWEEN

Era el día 31 de Octubre y los padres de Juan se iban de puente a la casa de la playa. Sin pensarlo dos veces, cogió el teléfono y llamó a sus amigos, quería organizar la mejor fiesta de Halloween de todos los tiempos.

Cuando se reunieron los 5 amigos pensaron que bromas iban a gastar a los invitados a la fiesta. Pedro sugirió esconderse en el armario y cada vez que entrara un invitado a la casa darle un susto. Los demás vieron esta broma como una idea muy simple.

De repente al propio Juan se le ocurrió fingir un ahorcamiento. Todos le recriminaron que si estaba loco, como iban a fingir un ahorcamiento, eso es muy complejo. Pero Juan explicó que hacia un par de días había visto en un programa de televisión a un mago realizarlo. Era muy sencillo, bastaba con coger un collarín de esos que se usan en los accidentes, colocárselo en el cuello y ponerse la cuerda, el collarín impediría que la horca apretara el cuello del que lo hiciera.

Entre todos decidieron que sería Pablo al que se colgara, era el más delgado y sufriría menos daño.

Los invitados comenzaban a llegar a la fiesta, estaban realmente sorprendidos por la decoración y los
disfraces que habían preparado los chicos.

Todos comenzaron a beber, copa tras copa se iba animando el ambiente. Juan se acerco a hablar con Pablo: ¡Uhhhhh! ¡Qué miedo das, Pablito! Te he traído una copa para que te ahorques más a gusto jeje. ¿Te habrás puesto el collarín?

-¡No... Si te parece me ahorcáis así! Bromeaba Pablo, que se había disfrazado de Drácula para camuflar el collar ortopédico.

Eran ya altas horas de la noche y la fiesta comenzó a desmadrarse. La gente se lo estaba pasando en grande.

Pablo, que llevaba unas copas de más, empezó a sentirse mal, sintió sudores fríos que le recorrían su frente. Así que decidió quitarse el collar que tanto le agobiaba en ese momento.

De repente, los amigos, que llevaban una gran borrachera, decidieron rodearle.

¡A la horca! ¡A la horca! Gritó uno de ellos.

Entre todos le cogieron en volandas y le llevaron hacia el rincón donde colgaba una cuerda. ¡A la horca! ¡A la horca! Gritaban ante el espanto de los invitados. Uno de ellos fue a apagar las luces y la música.

Pablo llevaba tal borrachera que no podía si quiera hablar, tenía la conciencia anulada, intentaba resistirse, pero los amigos creían que lo hacía para que la escena fuera más real.

Le subieron a una silla, ajustaron la soga a su cuello y, a pesar de sus reiteradas protestas, retiraron la silla.

Nadie había visto en una fiesta nada igual. Fueron a encender la música y las luces de nuevo para continuar la fiesta. Pero en cuanto dieron la luz, vieron el cuerpo rígido de su amigo, exhaustos le descolgaron pero ya era tarde, su cuerpo se encontraba sin vida.

Alguno de ellos necesitó tratamiento psicológico, y nunca más celebraron la fiesta de Halloween. En su lugar se juntaban para llevar flores a la tumba de Pablo.

Hasta aquí las leyendas urbanas, si sois lo suficientemente valientes os invito a ver los vídeos que os pongo a continuación. ¿Os atrevéis?

VÍDEOS DE TERROR:

Comenzamos con la famosa niña de la curva, ¿quién no ha oído hablar de ella?, una joven muchacha fallecida en un accidente de tráfico que se aparece en medio de la noche pidiendo ayuda.

Muchas son las personas que dicen haberla visto mientras conducían su coche por la carretera de Sintra en Portugal. Lo curioso de esta historia es que en esa misma carretera murió una joven llamada Teresa Fidalgo en 1983.

El vídeo que les mostramos a continuación fue grabado en 1988, cinco años después de la muerte de Teresa Fidalgo. En él aparecen tres adolescentes que iban en su coche de camino a una fiesta, uno de ellos se dedicó a grabar con su cámara el trayecto. De repente, se encontraron en la carretera con una chica vestida de blanco, estaba sola y parecía que pedía ayuda, los chicos decidieron recogerla. Esta es la grabación que encontró la policía en el coche después del accidente.


Tras lo sucedido, la policía se traslado hasta el lugar de los hechos para investigar qué era lo era lo que había sucedido, cuál era la verdadera causa del accidente. Murieron dos de los jóvenes, el tercero fue interrogado para conocer cuál era su testimonio sobre el accidente.

Informó que había una cuarta persona en el vehículo que respondía al nombre de Teresa, pero a pesar de que la policía estuvo buscando en los alrededores del accidente jamás se encontró su cuerpo. Un aspecto que sí es importante, es que la policía averiguó que hacía 5 años, en ese mismo punto, había muerto una mujer llamada Teresa Fidalgo.

El segundo vídeo es la grabación que realizó un famoso programa de televisión mexicano, Enigma 900, en un cementerio de Ciudad de México. Alertados por varios testimonios de apariciones fantasmales en el camposanto, decidieron acudir con sus equipos de filmación. Esto es lo que grabaron:


Para acabar con los vídeos, quiero mostrarles algo que realmente me impresionó, este vídeo fue grabado en Neverland, la mansión de Michael Jackson, tras su muerte. Si observamos atentamente podemos ver como una silueta recorre el pasillo


Antes de despedirme quería advertiros de que tengáis cuidado si veis un gato negro en la noche del 31 de Octubre, dicen, que si lo ves tendrás mala suerte durante todo un año.

Espero que hayáis disfrutado del Halloween que os hemos preparado en Secretos de Ultratumba.

jueves, 17 de octubre de 2013

Caso Vallecas, historia real

Informe oficial de la Policía Nacional, tras visitar la vivienda:

Dirección General de la Policía, comisaria de Vallecas, parte de intervención, 27 de Noviembre de 1992.

“A las dos horas y cuarenta minutos de la madrugada, por el canal 7 de H-50 llama el Z-2 y manifiesta que, una vez se ha entrevistado con la familia y ha observado el interior de la casa, se le ha puesto el vello de punta..
 
Estando sentados en compañía de toda la familia, pudieron oír y observar cómo una puerta de un armario perfectamente cerrada,  se abrió de forma súbita y totalmente antinatural...
Momentos después pudieron percatarse y observar como en la mesita que sostenía el teléfono, y concretamente en un mantelito, apareció una mancha de color marrón consistente que el Z-2 identifica como babas.
En el recorrido que hicieron por diversas habitaciones de la casa observaron un crucifijo de manera al que, el fenómeno, le había dado la vuelta, arrancándole el Cristo adherido al mismo…
Confirmamos que hay una serie de fenómenos completamente inexplicables.”
Milenio 3 – Iker Jiménez
 
Historia completa: 
Todo comienza una mañana de 1991, cuando un grupo de amigas deciden hacer una sesión de Ouija en los baños del colegio donde cursaban sus estudios, entre ellas se encontraba la joven Estefanía Gutiérrez Lázaro. Al ser sorprendidas por la profesora el vaso cae rompiéndose en pedazos y todos observan como un fino hilo de humo penetra en las fosas nasales de Estefanía.

En ese momento la víctima entra en coma, que a las pocas horas se transformo en una catalepsia severa (Pérdida momentánea de la movilidad). Desde aquel momento la vida de los Gutiérrez Lázaro iba cambiar por completo.

El cuerpo de Estefanía parecía ser poseído por un ser malvado, comenzó a tener episodios de epilepsia, los ojos se le ponían en blanco y su voz ronca emitía insultos. Tras la visita a varios especialistas no sacaron ninguna conclusión.

A las 2:30 de 1992 Estefanía entra en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid en coma profundo, murió expulsando mucosidad por la boca y emitiendo extraños ruidos con esa voz ronca que la caracterizaba en sus últimos días de vida. Según el diagnostico de Pedro Cabezas, médico forense, Estefanía falleció en circunstancias un tanto extrañas.

Antes de su muerte la joven confesó a su familia que tenía una visión permanente de un grupo de personas altas y muy delgadas, cogidas de la mano, la llamaron: ¡Ven!, ¡Ven con nosotros!

A partir de la extraña muerte en la vivienda de la familia Gutiérrez Lázaro, situada en la calle Luis Marín 8 de Vallecas (Madrid), empiezan a suceder fenómenos aterradores. En plena madrugada, la voz de una mujer gritando ¡Mama!, ¡Mama!, despiertan a toda la familia, que tras examinar la casa comprueban que no hay nadie. 

La noche siguiente un soplido atraviesa el pasillo, y a medida que se acerca a las habitaciones se convierte en una carcajada de anciano que aterroriza a los allí presentes. 

El suceso que verdaderamente desespera a la familia llega una mañana de otoño de 1992. Estando todos en la casa, observan como las puertas de la vivienda se abren y se cierran de par en par,  también escuchan como alguien golpea la pared. Ante esto, deciden bloquear la puerta con un sofá y una mesa de mármol. Cuando parecía que todo había cesado, una gran fuerza abre la puerta empujando  el sillón contra una estantería. Los objetos que estaban en ella se caen, entre ellos una foto de Estefanía. Cuando la madre se agacha para recogerla, queda horrorizada. Una inexplicable llama estaba quemando el rostro de la chica, y digo una llama inexplicable ya no solo porque no había nada que pudiera provocarla, sino que esa fotografía tenía un cristal cubriéndola y no dejaba ningún lugar al oxigeno para que se provocase.

Una noche Maximiliano, el padre de familia, escucha un ruido en el pasillo. Al examinar la casa junto a su mujer ven en el fondo del pasillo la sombra de un hombre muy alto y calvo. Corren espantados hacia el salón, desde donde deciden llamar a la policía.

Se presentan en la vivienda 4 agentes, entre ellos el inspector jefe de la policía nacional, José Pedro Negrí . Los agentes al sentarse con la familia para escuchar lo ocurrido, observan como una puerta que estaba totalmente cerrada se abrió de forma antinatural y en el tapete apareció una mancha marrón que identificaron como babas. Al inspeccionar la casa vieron como un crucifijo colocado en una habitación daba la vuelta arrancando el Cristo que tenía adherido. Tal era la tensión en aquel momento que uno de los policías desenfunda el arma.

Cuando salieron de la vivienda los agentes escribieron el informe publicado al principio de este artículo. Uno de ellos dijo textualmente “A esta casa no vuelvo más”. 

Esta es una de las historias más misteriosas que han ocurrido en España, incluso los agentes de la autoridad fueron testigos de estos terroríficos sucesos, un caso que jamás olvidaran.