jueves, 17 de octubre de 2013

Caso Vallecas, historia real

Informe oficial de la Policía Nacional, tras visitar la vivienda:

Dirección General de la Policía, comisaria de Vallecas, parte de intervención, 27 de Noviembre de 1992.

“A las dos horas y cuarenta minutos de la madrugada, por el canal 7 de H-50 llama el Z-2 y manifiesta que, una vez se ha entrevistado con la familia y ha observado el interior de la casa, se le ha puesto el vello de punta..
 
Estando sentados en compañía de toda la familia, pudieron oír y observar cómo una puerta de un armario perfectamente cerrada,  se abrió de forma súbita y totalmente antinatural...
Momentos después pudieron percatarse y observar como en la mesita que sostenía el teléfono, y concretamente en un mantelito, apareció una mancha de color marrón consistente que el Z-2 identifica como babas.
En el recorrido que hicieron por diversas habitaciones de la casa observaron un crucifijo de manera al que, el fenómeno, le había dado la vuelta, arrancándole el Cristo adherido al mismo…
Confirmamos que hay una serie de fenómenos completamente inexplicables.”
Milenio 3 – Iker Jiménez
 
Historia completa: 
Todo comienza una mañana de 1991, cuando un grupo de amigas deciden hacer una sesión de Ouija en los baños del colegio donde cursaban sus estudios, entre ellas se encontraba la joven Estefanía Gutiérrez Lázaro. Al ser sorprendidas por la profesora el vaso cae rompiéndose en pedazos y todos observan como un fino hilo de humo penetra en las fosas nasales de Estefanía.

En ese momento la víctima entra en coma, que a las pocas horas se transformo en una catalepsia severa (Pérdida momentánea de la movilidad). Desde aquel momento la vida de los Gutiérrez Lázaro iba cambiar por completo.

El cuerpo de Estefanía parecía ser poseído por un ser malvado, comenzó a tener episodios de epilepsia, los ojos se le ponían en blanco y su voz ronca emitía insultos. Tras la visita a varios especialistas no sacaron ninguna conclusión.

A las 2:30 de 1992 Estefanía entra en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid en coma profundo, murió expulsando mucosidad por la boca y emitiendo extraños ruidos con esa voz ronca que la caracterizaba en sus últimos días de vida. Según el diagnostico de Pedro Cabezas, médico forense, Estefanía falleció en circunstancias un tanto extrañas.

Antes de su muerte la joven confesó a su familia que tenía una visión permanente de un grupo de personas altas y muy delgadas, cogidas de la mano, la llamaron: ¡Ven!, ¡Ven con nosotros!

A partir de la extraña muerte en la vivienda de la familia Gutiérrez Lázaro, situada en la calle Luis Marín 8 de Vallecas (Madrid), empiezan a suceder fenómenos aterradores. En plena madrugada, la voz de una mujer gritando ¡Mama!, ¡Mama!, despiertan a toda la familia, que tras examinar la casa comprueban que no hay nadie. 

La noche siguiente un soplido atraviesa el pasillo, y a medida que se acerca a las habitaciones se convierte en una carcajada de anciano que aterroriza a los allí presentes. 

El suceso que verdaderamente desespera a la familia llega una mañana de otoño de 1992. Estando todos en la casa, observan como las puertas de la vivienda se abren y se cierran de par en par,  también escuchan como alguien golpea la pared. Ante esto, deciden bloquear la puerta con un sofá y una mesa de mármol. Cuando parecía que todo había cesado, una gran fuerza abre la puerta empujando  el sillón contra una estantería. Los objetos que estaban en ella se caen, entre ellos una foto de Estefanía. Cuando la madre se agacha para recogerla, queda horrorizada. Una inexplicable llama estaba quemando el rostro de la chica, y digo una llama inexplicable ya no solo porque no había nada que pudiera provocarla, sino que esa fotografía tenía un cristal cubriéndola y no dejaba ningún lugar al oxigeno para que se provocase.

Una noche Maximiliano, el padre de familia, escucha un ruido en el pasillo. Al examinar la casa junto a su mujer ven en el fondo del pasillo la sombra de un hombre muy alto y calvo. Corren espantados hacia el salón, desde donde deciden llamar a la policía.

Se presentan en la vivienda 4 agentes, entre ellos el inspector jefe de la policía nacional, José Pedro Negrí . Los agentes al sentarse con la familia para escuchar lo ocurrido, observan como una puerta que estaba totalmente cerrada se abrió de forma antinatural y en el tapete apareció una mancha marrón que identificaron como babas. Al inspeccionar la casa vieron como un crucifijo colocado en una habitación daba la vuelta arrancando el Cristo que tenía adherido. Tal era la tensión en aquel momento que uno de los policías desenfunda el arma.

Cuando salieron de la vivienda los agentes escribieron el informe publicado al principio de este artículo. Uno de ellos dijo textualmente “A esta casa no vuelvo más”. 

Esta es una de las historias más misteriosas que han ocurrido en España, incluso los agentes de la autoridad fueron testigos de estos terroríficos sucesos, un caso que jamás olvidaran.

2 comentarios:

  1. Estimado Fernando:

    Me llamo Miguel y formo parte de un grupo de investigacion llamado Exploradores del Misterio, y da la casualidad de que vivo en Vallecas. Como muy bien narras en el blog, todo lo relatado por el inspector jefe de policia Jose Pedro Negrí es lo que se conoce como "caso Vallecas", pero no es oro todo lo que reluce.
    Conozco en persona a uno de los cuatro agentes que estuvo en el piso y su version no coincide precisamente con lo comentado por Jose Pedro Negrí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel, yo creo que un parte de intervención de la policía es algo muy serio como para mentir, si alguno de los agentes hubiera estado en desacuerdo no se habría escrito tal cosa. Nos gustaría que nos contaras la versión de ese policía para así poder comparar. Muchas gracias por la aportación. Un saludo.

    ResponderEliminar